Páginas vistas en total

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Producción Musical de Johann Sebastian Bach




En la música de Johann Sebastian Bach se sintetiza toda la tradición de la música clásica europea presedente: la polifonía que iniciaron Perotín y Léonin, la música renacentista de Giovanni Pierluigi da Palestrina, el primer Barroco de Girolamo Frescobaldi y la de autores de su época como Dietrich Buxtehude y Antonio Vivaldi. De este último aprendió, copió y adaptó obras: en Weimar, y gracias al duque, pudo versionar algunas de sus obras en sus Conciertos BWV 592 - 597 y BWV 972 - 987.

Bach dominaba los dos estilos principales de su época: el francés y el italiano. Su producción está muy influenciado por el concerto italiano y la suite francesa. Sintetizó en sus obras elementos de ambos junto a rasgos autóctonos alemanes como el complejo contrapunto alemán del norte y del coral, del que hace amplio uso en sus obras religiosas. Hizo amplio uso de la técnica y formas alemanas del órgano (tocatas, preludios, fugas, corales), francesas del clave (suites, oberturas) e italianas del violín (conciertos, sonatas, sinfonías).

Escribió en casi todos los géneros y formas de su época en multitud de combinaciones instrumentales y vocales. Culminó y realizó obras detacables en todos ellos, abarcando todos los aspectos, elevando muchos de ellos al nivel superior e incluso creando géneros nuevos, como la sonata para teclado y un instrumento, con excepción de la ópera, aunque el lenguaje e influencia de la ópera seria del siglo XVIII está presente e impregna su producción vocal. 

Compuso para la mayoría de instrumentos de su época. Durante toda su vida trató de mejorar sus obras corrigiéndolas y perfeccionándolas y nunca se dejó influir por las opiniones del público. Creía que el artista podía educar al público y no aceptaba realizar piezas facilistas para lograr aceptación. 

Los cantantes se quejaban de la dificultad de su música de iglesia, sobre todo en la composición de sus coros, llenos de esplendor y solemnidad. Su manera de usar los registros era tan fuera de lo común que muchos organistas y constructores de órganos se asustaban cuando lo veían emplear los registros.









Cuando en 1747 observó los planos del nuevo teatro de la ópera de Berlín, enseguida descubrió cuanto era bueno o defectuoso con relación al efecto sonoro del recinto. Podía tocar un mismo tema en el órgano, sin parar, convirtiéndolo en un preludio, luego en una fuga, luego en un trío, o en un cuarteto, e incluso lo podía convertir en un coral de tres a cuatro voces, sin abandonar el mismo tema. 

Componía sus obras con un estilo totalmente puro y cada pieza tiene un completa unidad de carácter, con ritmo, melodía y armonía propios.  Su método procedía progresivamente, paso a paso, de lo más fácil a lo más difícil. Bach nunca escribió nada teórico sobre música, su enseñanza solo llegó a la posteridad a través de sus discípulos.

La obra de Bach, al igual que la de Ludwig van Beethoven, se puede dividir en tres grandes períodos bien diferenciados, marcados por las influencias y la asimilación de los estilos de su época, desarrollo, búsqueda y la evolución de su estilo personal, que en los años 1713 y 1739 - 1740 son capitales para la evolución de su estilo. 

El primer período, de aprendizaje y estudio se extiende entre 1700 a 1713. Es un período en el que Bach se centra en el clave y el órgano, así como en cantatas sacras, asimila y supera la música alemana del siglo XVII y principios del XVIII en el ámbito instrumental y vocal religioso.

El período de maestría comienza en 1713 en la ciudad de Weimar y se xtiende hasta 1740 en Leipzig. En este período es influido por la música italiana de finales del siglo XVII y primer cuarto del siglo XVIII, cuando, combinando la claridad melódica y el dinamismo rítmico del estilo italiano y la sobriedad, el contrapunto complejo y la textura interna del estilo alemán, logra finalmente encontrar su estilo personal y totalmente inconfundible, adaptable a todos los géneros y formas de su tiempo








El último período se extiende desde 1739 hasta su muerte en 1750. Es la época en la que compuso El arte de la fuga. Durante este último período se centra en la música instrumental. Su estilo personal se vuelve más contrapuntístico con una leve influencia de la nueva música galante naciente en aquella época.

La música vocal de Bach está compuesta de 525 obras, aunque solo se han conservado 482 de ellas de manera totalmente completa. Toda su música vocal es semirreligiosa y está compuesta en el seno de la Iglesia Luterana alemana. 

La gran mayoría de su música vocal fue compuesta en Leipzig entre 1723 y 1741. Entre su música coral hay que destacar asimismo sus preludios corales, todas ellas para órgano. El Pequeño libro para órgano comprende pequeños preludios corales, destinados a fines educativos. 

De la música instrumental de Bach se conservan 227 piezas para órgano, 189 piezas para clavecémbalo, 20 para instrumentos a solo, 16 para cámara, 30 orquestales y 18 especultivas. Su música instrumental se divide en tres grandes grupos, según la formación de los instrumentos que intervengan y las características musicales de cada género u obra. En total son 494 obras completas. Todas ellas compuestas para una amplia gama de instrumentos de su época, desde los más modernos, como la flauta traversa, hasta los que estaban en su cenit, como el laud, la viola da gamba o el clavecín, o incluso con instrumentos que quedaron como una curiosidad, como el laúd-clave, un híbrido del clavecín y el laúd. Aunque toda su obra está destinada básicamente para siete instruentos: el órgano, el clavecín, las cuerdas, el violín y las flautas (dulce y traversa), la voz humana y el coro. Otros instruentos de menor importancia, como la trompeta, el laúd, el fagot, la trompa, el timbal o el oboe son testimoniales , estando destinadas a un número reducido de obras. 

Toda la música instruental, excepto los corales para órgano, es profana, y mucha de ella, especialmente la destinada al teclado de carácter didáctico, como El clave bien temperado y la serie de las suites inglesas y francesas de dicha serie que fue compuesta por Bach para enseñar el arte de componer a su hijo Wilhelm Friedemann Bach.









El órgano y el clavecín ocupan un papel central en la obra de Bach con más de 400 obras destinadas a ellos, aparte de ser el sostén como bajo continuo de las obras oequestales, las cantatas, las misas, las pasiones y algunas obras de cámara. Estos dos instrumentos tienen un papel fundamental como solistas o acompañantes de las sinfonías y arias de las cantatas, las sonatas para teclado y un instrumento solista monódico, y los conciertos para cuerdas y uno, dos, tres o cuatro teclados. 

Su aporte a la literatura, avances técnicos y de interpretación, evolución e historia de estos dos instrumentos fue capital, explotando al límite sus capacidades, haciendo sonidos y efectos nunca antes vistos, investigando y mejorando los recursos, la ejecución, haciendo una demostración sobre las 24 tonalidades mayores y menores en El clave bien temperado BWV 846-893, llevando al centit las posibilidades que podían ofrecer estos dos instrumentos hasta entonces. 

La familia de las cuerdas, compuesta en la primera mitas del siglo XVIII por el violín, violín piccolo, viola, viola de gamba, violoncello y contrabajo, son el sostén armónico y melódico de la música del Barroco. Los instruemento más graves cumplen la función de bajo continuo junto al teclado.

Bach era un excelente organista, clavecinista, violinista y violista. No tocó la viola da gamba, pero era aficionado a factores de esos instrumentos, por lo que conocía con exactitud las características, las virtudes, los defectos y las limitaciones de estos instrumentos, sacando el máximo rendimiento y explotación de sus obras, donde la dificultad técnica y la belleza brillan en todo su esplendor.

Bach tuvo numerosos alumnos y estudiantes a lo largo de su vida, entre ellos se cuenta a Johann Christoph Altnickol, yerno suyo, que en los últimos años del maestro fue copista de sus obras, además de ayudarlo en la redacción de sus últimas composiciones









En su vejez, cuando la gente se refería al apellido Bach se refería generalmente a Carl Philipp Emanuel Bach, uno de sus hijos. En las generaciones posteriores a Bach , solo algunos compositores y músicos conocían su obra, como sus hijos y algunos de sus alumnos. Gracias a ellos su producción musical no cayó en el olvido, mientras que el resto del mundo no tardaría muchos años en olvidarlo después de su muerte, en pleno siglo XVIII. 

A finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX, Bach era ampliamente reconocido por su obra para teclado . Músicos célebres como Joseph Haydn, Wolfgang Amadeus Mozart, Ludwig van Beethoven, Felix Mendellsohn, Robert Schumann o Frédéric Chopin estaban entre sus más destacados admiradores y tuvieron un gran aprecio por las obras que conocieron de Bach.

La reputación de Bach entre el público mejoró en parte gracias a la biografía del compositor que realizó Johann Nikolaus Forkel en 1802. Felicx Mendelssohn contribuyó de manera efectiva en lsan Mateoa recuperación de la reputación de Bach con su representación de La Pasión según San Mateo el 11 de marzo de 1829 en Berlín. En 1850 fue fundada la Bach Gesellschaft (Sociedad Bach) para promover las obras del compositor: en 1899 la Sociedad publicó una edición completa del compositor con poca intervención editorial

La falta de material impreso impidió una mayor difusión de su obra. Solo se publicaron tiradas muy reducidas de algunas obras instrumentales para órgano y clave. Muchas de sus obras fueron compuestas para eventos determinados, interpretándose en muy contadas ocasiones.








De la única pieza que existían muchas copias manuscritas era de El clave bien temperado, incluso Beethoven tenía una copia a los once años. Mozart lo conocía por haber escuchado hablar de su obra, pero nunca había visto nada suyo impreso. Una vez que escuchó un coro que lo cantaba quedó tan impresionado que pidió ver sus partituras pero estas no existían.

En 1844 se hizo la primera interpretación moderna del Oratorio de NavidadBWV 248. En 1811 se halló una cantata inédita que se cataloga como BWV 199. En 1924 se descubrió un fragmento de cantata, catalogada como BWV 200. En 1895 se encontró un manuscrito en Halle conteniendo los corales BWV 1090 - 1120, inéditas hasta entonces. En 2005 se halló un manuscrito que contiene un aria vocal enumerada como BWV 1127.

Johann Sebastian Bach es uno de los compositores más comocidos de la música clásica. Su imagen ha sido utilizada en diversos formatos artísticos y de otra índole como pósters, caricaturas y postales. Se han emitido sellos postales y otros documentos filatélicos y numismáticos en numerosos países del mundo, en muchos casos para conmemorar los aniversarios de su nacimiento y muerte. 

En Alemania durante el siglo XX muchas calles fueron nombradas en su honor. Además se erigieron estatuas y placas conmemorativas en diversos países del mundo, incluyendo a Alemania, Bélgica, Canadá, China, Finlandia, Francia, Países Bajos, Irlanda, España, Reino Unido y Estados Unidos. 

Su música ha sido incluida tres veces en el Disco de Oro de las Voyager, una grabación fonográfica que contiene un amplio conjunto de imágenes, sonidos comunes, lenguajes y música de la Tierra, enviadas al espacio exterior con las sondas espaciales Voyager. El asteriode 1814 Bach, descubierto el 9 de octubre de 1931 por Karl Wilhelm Reinmuth, recibe su nombre en honor al compositor. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario