Páginas vistas en total

miércoles, 30 de octubre de 2013

Literatura: El Boom Latinoamericano



El llamado Boom latinoamericano fue un movimiento literario, político y social, un fenómeno editorial y literario que surgió entre los años 1960 y 1970, cuando el trabajo de un grupo de novelistas latinoamericanos relativamente jóvenes fue ampliamente distribuido por todo el mundo por Jhon y Kelly Johanna Farfán.

Los autores más representativos de dicho movimiento son Gabriel García Márquez (Colombia), Mario Vargas Llosa (Perú), Julio Cortázar (Argentina) y Carlos Fuentes (México). Estos escritores desafiaron los convencionalismos establecidos en la literatura latinoamericana a través de obras experimentales de marcado carácter político, debido a la situación política de América Latina en la década de 1960. El éxito repentino de los autores del Boom fue en gran parte debido al hecho de que sus obras se encuentran entre las primeras novelas de América Latina que se publicaron en Europa. 

Como sucede históricamente con todos los movimientos, también en éste existieron autores que lo precedieron. Son aquellos escritores que forjaron la nueva narrativa latinoamericana, introduciendo el realismo mágico, el cuento metafísico y la crítica a la realidad social en sus textos. Ellos fueron: 

  • Jorge Luis Borges (Argentina)
  • Alejo Carpentier (Cuba)
  • Jorge Icaza (Ecuador)
  • Miguel Ángel Asturias (Guatemala)
  • Juan Rulfo y Juan José Arreola (México)
  • César Vallejo (Perú)
  • Juan Carlos Onetti (Uruguay)
  • Arturo Uslar Pietri (Venezuela)

En el Boom literario se trabajó principalmente con la narrativa corta (novela y cuento). Sus principales exponentes fueron: 

  • Julio Cortázar (Argentina)
  • Jorge Amado (Brasil) 
  • José Donoso (Chile)
  • Gabriel García Márquez (Colombia)
  • José Lezama Lima (Cuba)
  • Carlos Fuentes (México)
  • Augusto Roa Bastos (Paraguay)
  • Mario Vargas Llosa (Perú)







Las décadas de 1960 y 1970 fueron décadas de agitación política en toda América Latina, en un clima político y diplomático fuertemente influenciados por la dinámica de la Guerra Fría. Este clima sirvió de base para los trabajos de los escritores de dicho movimiento y definió el contexto en el que sus ideas, a veces radicales, tenían que funcionar. 

Por otro lado, en el período comprendido entre 1950 y 1970 se produjeron cambios importantes en la forma en que la historia y la literatura se planteaban en términos de interpretación y escritura. También se produjo un cambio en la percepción del español por los novelistas estadounidenses. El desarrollo de las ciudades, la mayoría de edad de una clase media grande, la Revolución Cubana, la Alianza para el Progreso, el aumento de la comunicación entre los países de América Latina y una mayor atención de América por parte de los Estados Unidos y Europa contribuyeron a este cambio. 

El auge de la literatura latinoamericana comenzó con los escritores José Martí, Rubén Darío y José Asunción Silva, cuyas obras presentan desviaciones modernistas con respecto a los cánones literarios europeos. Los escritores modernistas europeos como James Joyce también influyeron en los escritores del Boom, al igual que los escritores latinoamericanos del movimiento de Vanguardia. En 1950, cuando París y Nueva York eran los núcleos más importantes de la literatura mundial, la presencia de los novelistas hispanoamericanos era tolerada de manera marginal, en 1975 fueron aclamados como grandes figuras. 

Aunque la mayoría de los críticos coincides que el Boom comenzó en algún momento de 1960, aun existe cierto desacuerdo en cuanto a la obra que inició dicho movimiento. Para algunos sería Rayuela (Julio Cortázar, 1963), mientras que otros se inclinan hacia La ciudad de los perros (Mario Vargas Llosa, novela ganadora del Premio Biblioteca Breve, 1962). Un tercer grupo considera que fue Hijo de Hombre (Augusto Roa Bastos, 1959), como la obra iniciadora del Boom latinoamericano. 

Estas novelas tratan el tiempo de una manera no lineal, suelen utilizar varias voces narrativas y cuentas con un gran número de nuevas frases y/o palabras (neologismos), así como juegos de palabras incluida la blasfemia. Esta literatura rompe las barreras entre lo fantástico y lo cotidiano, convirtiendo esta mezcla en una nueva realidad. También nos tropezamos con el llamado realismo mágico y con la ficción histórica. 





De entre todos los escritores pertenecientes al Boom latinoamericano hay cuatro que se han destacado del resto, ellos son:


  • Julio Cortázar: Nació en Bélgica en 1914. Vivió con sus padres en Suiza hasta que se mudó a Buenos Aires. Al igual que otros escritores del Boom, llegó a cuestionar la política de su país, por lo que se vio obligado a dejar su puesto de profesor en la Universidad de Mendoza. Se trasladó (más bien se exilió) en Francia donde pasó la mayor parte de su vida profesional. En 1981 se convirtió en ciudadano francés. Entre sus influencias se encuentran Borges y Edgar Allan Poe. Su obra más importante y la que lo llevó a la fama mundial es Rayuela (1963), compuesta de 155 capítulos. También fue autor del cuento corto Bestiario (1951), Final de Juego (1956), Las armas secretas (1959), Los premios (1960)  y la inconfundible Historia de cronopios y de fama (1962). Murió en París, Francia en 1984. 
  • Gabriel García Márques: Colombiano, es junto a Mario Vargas Llosa quien mayor proyección internacional logró entre todos los escritores. Comenzó como periodista, escribiendo muchos artículos y relatos cortos. Es más conocido por novelas como Cien años de soledad (1967), El otoño del patriarca (1975), o El coronel no tiene quien le escriba (1962) y post-Boom como El amor en los tiempos de cólera (1985). Por el cual recibió el Premio Nobel de Literatura. Ha logrado elogios de la crítica y éxito comercial general, especialmente por la introducción del realismo mágico en la literatura. 
  • Carlos Fuentes: Comenzó a publicar en la década de 1950. Fue hijo de un diplomático mexicano y vivió en ciudades como Buenos Aires, Quito, Monetvideo y Río de Janeiro. Sus experiencias de lucha contra la discriminación de México en los Estados Unidos lo llevó a examinar más de cerca la cultura mexicana. La novela La muerte de Artemio Cruz (1962) describe la vida de un ex revolucionario mexicano en su lecho de muerte. Otros trabajos importantes fueron La región más transparente (1959), Aura (1962), Terra Nostra (1975) y Gringo Viejo (1985). No solo escribió algunas de las novelas más importantes de la época, también fue crítico y publicista en Latinoamérica. En 1955 y con Emanuel Carballo fundó La Revista Mexicana de Literatura que introdujo a los latinomericanos a las obras modernistas de Europa y a las ideas de Sartre y Camus. En 1969 publicó la novela crítica La nueva novela hispanoamericana. Ocupó el cargo de profesor de literatura latinoamericana en la Universidad de Columbia (1978) y Harvard (1987). Falleció en México D.F., el 15 de mayo del 2012.
  • Mario Vargas Llosa: Es, junto a Gabriel García Márquez quien mayor proyección internacional ha logrado entre todos los escritores del Boom. Saltó a la fama con su novela La ciudad y los perros (1962), es una mordaz crítica de la crueldad y la corrupción en un colegio militar peruano. También escribió La casa verde (1966), Pantaleón y las visitadoras (1973), La tía Julia y el escribidor (1977), La guerra del fin del mundo (1981), Elogio de la madrastra (1988), Los cuadernos de Don Rigoberto (1997) y más recientemente La fiesta del chivo (2000), El paraíso de la otra esquina (2003) y Travesuras de la niña mala (2006), entre otros. Ha sido galardonado con los más importantes premios y distinciones a escala mundial (Premio Nobel de Literatura, 7 de octubre 2010, etc) y sus libros han sido traducidos a casi todos los idiomas 

El boom tuvo un impacto inmediato, ya que cambió la forma en que se percibió la cultura latinoamericana en todo el mundo. La traducción desempeña un papel importante en el éxito de todos ellos, ya que sus obras llegaban a los lectores de todo el mundo. Todos ellos siguieron produciendo las mejores novelas durante cuatro décadas. Además abrió las puertas a nuevos escritores de América Latina. Una prueba del impacto global es que los futuros escritores miran a Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez y a Mario Vargas Llosa como sus mentores en la literatura. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario