Páginas vistas en total

martes, 30 de julio de 2013

Tertulias.......



Una tertulia es una reunión informal y periódica de gente interesada en un tema o una rama concreta del arte, la ciencia o la filosofía para debatir, informarse y compartir ideas y opiniones. Por lo general la reunión tiene lugar en un café y suelen participar en ellas personas del ámbito intelectual. Es una costumbre de origen español y se mantuvo arraigada hasta mitad del siglo XX en las colonias independizadas del imperio español. 

Puede haber tertulias de cualquier tipo, incluso de carácter general y con frecuencia giran alrededor de un personaje famoso que asiste regularmente e incluso puede darles nombre, aunque lo corriente es que se bautice por el nombre del local en que se aloja, lo que puede resultar algo confuso, pues hubo a veces varias tertulias a diferentes horas en un mismo café. Una tertulia de buen nivel suele ser un instrumento educativo y lo primero que se aprende en ellas es tolerancia y sentido crítico. por otra parte, una tertulia permite a los interesados por un tema amistar y estrechar lazos con aquellos de su mismo gremio, enriqueciendo su cultura, mientras que a los neófilos aprenden aprenden de los más experimentados, ampliando asimismo el horizonte social en tal sentido. 

La tertulia tendría su origen en las llamadas academias literarias del Siglo de Oro. Otros afirman que estas reuniones comenzaron en aquellas que realizaban los críticos al terminar una pieza teatral en los corrales de comedia. En Francia se llama tertulia a la costumbre de los salones del siglo XVIII en los cuales una dama recibía los galanteos de una serie de intelectuales, en Inglaterra los clubs son una institución parecida, pero de carácter más formal. En España una velada podría completarse con una tertulia entre personas que intercambian, de manera amigable, ideas y conceptos que van desde la política hasta el ámbito cultural. 

La costumbre de los salones franceses se prolongó a lo largo del siglo XVIII y se imitó en Cádiz sitiada por las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia y en las numerosas tertulias de la ciudad se reunían los liberales. En el siglo XIX lo fue la tertulia romántica de El Parnasillo que se reunía en el Café del Príncipe, la de los escritores posrománticos de La Cuerda en Granada y su extensión en Madrid, la del Café Suizo de lo hermanos Becquer o la de escritores realistas del Bilis Club de Madrid, integrada por Leopoldo Alas y otros escritores asturianos, la construcción de nuevos espacios de socialización posibilitó la creación de tertulias fijas en las provincias. 

El primer tercio del siglo XX fue muy abundante en tertulias. El centro más importante era el Nuevo Café de Levante, desde los últimos años del siglo XIX hasta la guerra europea fue el centro de reunión de tertulias más importantes de Madrid, al que no dejaban de acudir tanto consagrados como jóvenes promesas y escritores caídos en el olvido. 




En el madrleño Café de Fornos se reunía una gavilla cosmopolita compuesta por artistas, escritores, actores y actrices, etc. En el Café Gato NegroJacinto benavente mantenía una tertulia modernista. Rafael Cansinos Asséns tuvo una en el Café Colonial de Madrid, cerca de la Puerta del Sol, donde se daba cita un público muy variado, destacando la presencia de pintores, artistas y poetas extranjeros llegados a España con la guerra de 1914. Por su parte Ramón Gómez de la Serna tuvo otra en el antiguo Café y Botillería del Pombo que sirvió de refugio de todos aquellos que se hartaron de otros cafés donde únicamente se hablaba de la guerra. 

El Café Español era frecuentado por los hermanos Manuel y Antonio Machado, los del Café Europeo y Comercial se pasaron al Café Gijón  que tomó fama desde principios de siglo y su influencia creció hasta llegar a tener su punto culminante en la posguerra. En la Cervecería de Correos comenzaban a reunirse los jóvenes poetas de la Generación del 27, allí Federico García Lorca mantenía sus reuniones con los poetas y los antiguos compañeros de la Residencia de Estudiantes. En el Café Roma era el doctor Gregorio Marañón junto con la Junta del Ateneo que presidía quienes preparaban proclamas contra la monarquía agonizante. En otros lugares de España también proliferaron las tertulias. Fue famosa la tertulia del Rinconcillo en Granada, donde participó Federico García Lorca.

Últimamente prolifera el fenómeno de las tertulias radiofónicas y más recientemente electrónicas que discuten la actualidad política. Están formadas en su mayor parte por periodistas o ciudadanos y suelen generar corrientes de opinión, por lo cual son muy temidas por los dirigentes políticos y otros generadores de opinión, quienes con frecuencia procuran controlarlas con prohibiciones, censuras u otras falsas comunidades de afinidad creadas por ellos. En algunos lugares de Argentina se utiliza la frase estoy tertuliando para indicar un estado de agotamiento extremo, haciendo referencia a las condiciones en que quedaban las personas después de participar de las tertulias. 



Los Inklings eran un cenáculo de académicos y escritores ingleses que se reunía en Oxford entre las décadas de 1930 y 1960, aunque su época más próspera duró solo hasta 1949. Los Inklings eran entusiastas de la literatura, ponderando el valor de la narrativa en ficción que impulsaba la escritura de fantasía. El núcleo de esta tertulia, de composición variable, estaba formado por los siguientes escritores: J.R.R. Tolkien, C.S. Lewis, Owen Barfield, Charles Williams, Christopher Tolkien, Warren Lewis, Roger Lancelyn Greeen, Hugo Dyson, Lord David Cecil y Nevill Coghill. 

El grupo se reunía regularmente los jueves después de cenar en las habitaciones de Lewis en el Magdalen College, en la Universidad de Oxford. En esas reuniones mantenían discusiones filosóficas y literarias, leían y criticaban fragmentos inéditos de sus obras. Aunque irregularmente se reunían también en otros locales, tenían por costumbre juntarse, de manera aun más informal que los jueves, los martes al mediodía en el pub Eagle and Child de Oxford. 

Si bien el grupo dejó de reunirse en 1962, su tradición continúa hasta hoy a través de varias sociedades. En Estados Unidos, por ejemplo, existe la Mythopopetic Society, asociación internacional fundada en 1957 y cuyo primer presidente fue el mismo Tolkien. El fin de dicha asociación es el estudio de la literatura fantástica, especialmente de las obras de Tolkien, Lewis y Charles Williams, los tres miembros más famosos de los Inklings. Pueden participar de ella estudiosos, escritores y, en general cualquier lector de este género literario. 

También hay Sociedades Tolkien en el resto del mundo. La Tolkien Society británica existe desde 1969, mientras que la Sociedad Tolkien Española fue fundada en Elche en 1991.





No hay comentarios:

Publicar un comentario