Páginas vistas en total

jueves, 4 de julio de 2013

Historia social del piano


El piano es un instrumento musical de teclado de cuerdas percutidas. Está compuesto por una caja de resonancia a la que se le ha agregado un teclado mediante el cual se percutan las cuerdas de acero con macillos forrados de fieltro, produciendo el sonido. Las vibraciones se transmiten a través de los puentes de l tabla armónica que los amplifica. Está formado por un arpa cromática de cuerdas múltiples, accionada por un mecanismo de percusión indirecta a la que se le ha añadido apagadores. Fue inventado en torno al año 1700 por el paduano Bartolomeo Cristofori. Entre sus antecesores se encuentran instrumentos como la cítara, el monocordio, el dulcémele, el clavicordio y el clavecín. 

En la música occidental el piano se utiliza para la interpretación solista, para la música de cámara, para el acompañamiento, para ayudar a componer y para ensayar. Es un instrumento destacado de la música de jazz. Las primeras composiciones específicas para este instrumento surgieron alrededor de 1732, entre ellas destacan las 12 sonatas para piano de Lodovico Giustiani tituladas Sonate a cimbalo de piano e forte detto volgarmente di martelletti. Desde entonces, muchos han sido los compositores que han realizado obras para piano. Destacan figuras como Frédéric Chopin, Franz Liszt, Wolfgang Amadeus Mozart, Ludwig van Beethoven, etc. Fue el instrumento representativo del romanticismo musical y ha tenido un papel relevante en la sociedad, especialmente entre las clases más acomodadas de los siglos XVIII y XIX. 

La invención del piano moderno se acredita a Bartolomeo Cristofori de Padua, perteneciente en aquel entonces a la República de Venecia, que fue contratado por Fernando II de Médici como conservador de instrumentos. Fue un experto faricante de clavecímbalos y fue así como pudo familiarizarse con las técnicas de fabricación de instrumentos de cuerda con teclado. No se sabe con exactitud la fecha en la que construyó su primer piano, pero en un inventario hecho por sus mecenas, la familia Médici, se indica la existencia de un piano en el año 1700. 

Durante algún tiempo después de su invención, el piano fue en gran parte propiedad de la realeza. A lo largo del siglo XVIII y principios del XIX, los pianos estaban financieramente fuera del alcance de la mayoría de las familias y los pianos de aquellos tiempos eran, en general, propiedad de la burguesía y de la aristocracia. 




Desde siempre ha existido una conexión especial entre el piano y las mujeres. Aparentemente eran más comunes los estudios de piano entre mujeres que entre hombres y se consideraba en general que la capacidad de tocar el piano entre mujeres facilitaba que pudieran contraer matrimonio. 

Las mujeres que habían aprendido a interpretar el piano siendo niñas a menudo continuaban tocando el piano siendo adultas. Por ejemplo, Emma Wedgwood Darwin, la nieta del rico industrial Josiah Wedgwood, recibió lecciones de piano de Frédéric Chopin, y al parecer adquirió un buen nivel. Tras su matrimonio con Charles Darwin continuó tocando el piano diariamente mientras que su esposo la escuchaba.

Un buen número de mujeres estudiantes de piano se convirtieron en virtuosas del instrumento y las habilidades de las mujeres pianistas inspiraron obras de Mozart, Beethoven y Haydn, quien dedicó obras de difícil interpretación a sus amigas. Sin embargo, el papel de músico de concierto normalmente estaba reservado sólo a los hombres, exceptuando a Clara Schumann.

En el transcurso de los siglos XIX y XX, la clase media de Europa y Norteamérica aumentó en número y prosperidad. Este incremento produjo el correspondiente aumento de la importancia del piano en el ámbito doméstico, ya que cada vez más familias podían comprarse un piano y recibir clases. Este instrumento también se convirtió en común en las instituciones públicas, como escuelas, hoteles y pubs. Como elemento de estilo de vida de la clase media occidental, el uso del piano se extendió poco a poco a otras naciones y se convirtió en un instrumento habitual.

Para entender el aumento del uso del piano entre la clase media, es necesario recordar que antes de los aparatos mecánicos y electrónicos de reproducción, la música era transmitida entre la gente común en sus tareas cotidianas. Es decir, los habitantes de cada nación generan un conjunto de música folclórica que es transmitida oralmente a través de las generaciones y cantada por todos. Con el aumento del nivel de vida, muchas familias pudieron permitirse pagar un piano y adaptar las estancias en las que debían instalar el instrumento a las grandes dimensiones de éste. El piano se convirtió en una fuente importante de la música en el hogar. 


George Sand and Frédéric Chopin (Eugene Delacroix). Actualmente se los exhibe  por separado. En el Louvre existe un bosquejo de Delacroix de este cuadro


A menudo los pianistas aficionados seguían las obras de los principales pianistas y compositores de la época. Los compositores profesionales escribieron libros y métodos para el estudio del piano y tuvieron un considerable éxito de ventas. También elaboraron sus propias ediciones de obras clásicas, que incluyeron marcas detalladas de tempo y de expresión para guiar a los aficionados que querían utilizar su método como modelo. Las composiciones para piano de los grandes compositores a menudo se vendían bien entre los pianistas aficionados, a pesar de que, a partir de Beethoven, eran demasiado duras para un pianista no experimentado, aunque un virtuoso las podía interpretar a la perfección. Los pianistas aficionados obtenían gran satisfacción al enfrentarse con la mejor música, incluso si no podían realizar la interpretación de la obras desde el principio hasta el fin. 

Muchas obras célebres en su versión para orquesta han sido escritas inicialmente para piano. Algunos ejemplos son las Danzas Húngaras de Johannes Brahms, Cuadros de una exposición de Modest Músosrgki, Gimnopedias de Erik Satie o Canción de Primavera de Félix Mendellsohn-Bartholdy.

A la inversa, muchas obras del repertorio clásico han sido transcritas para el piano, como, por ejemplo, las transcripciones que realizó Franz Liszt de las Sinfonías de Beethoven, o las fantasías sobre temas de óperas. El piano es muy utilizado en música de acompañamiento de la voz en coros, lieder y melodías. También es utilizado en música de cámara, a dúo con otro instrumento, en tríos, cuartetos y quintetos con piano.

La posición del piano en el hogar permaneció segura hasta que la tecnología hizo posible el disfrute de la música de forma pasiva. Primero fue la pianola, inventada alrededor de 1900, a continuación el fonógrafo, que se convirtió en común en la década anterior a la Primera Guerra Mundial y después la radio, en la década de los años 20, sustituyeron a la interpretación de piano de manera aficionada como una forma de entretenimiento doméstico. Durante la Gran Depresión las ventas de pianos se redujeron drásticamente y muchos fabricantes cerraron sus negocios. 

Otro factor que afectó de forma negativa en el uso del piano fue la generalización, a finales del siglo XX, del teclado electrónico. Este instrumento, en su forma más barata, es considerado solo un pobre sustituto por su calidad tonal de un buen piano, pero es mucho más flexible y en muchos sentidos se adapta mejor a la interpretación de la música popular.

No obstante, el piano sobrevive en muchos hogares del siglo XXI. Los pianos modernos tienden a ser de mayor calidad y más caros que los de hace varias décadas, lo que sugiere que quizás el uso del piano se ha concentrado en los hogares más ricos o de miembros mejor educados de la clase media. Es poco probable que la capacidad de tocar contribuya mucho en estos días para facilitar el matrimonio de las hijas, pero muchos padres creen aun hoy en día que las lecciones de piano que enseñen a sus hijos les ayudarán a mejorar la concentración y autodisciplina, así como a abrir una puerta en el mundo de la música clásica. 


Jeunes filles au piano (Mujeres jóvenes tocando el piano) de Renoir, Musée d'Orsay , Paris




No hay comentarios:

Publicar un comentario