Páginas vistas en total

lunes, 15 de julio de 2013

Gioachino Rossini, el "Cisne de Pésamo"



Gioachino o Gioscchino Rossini (Pésamo29 de febrero de 1792 - París, 13 de noviembre de 1868) fue un compositor italiano, conocido particularmente por sus óperas cómicas. Su popularidad le hizo asumir el trono de la ópera italiana en la estética del bel canto de principios del siglo XIX, género que realza la belleza de la línea melódica vocal sin descuidar los demás aspectos musicales. 

Nació en Pésamo, hijo de Giuseppe, "el vivaz", cornista de oficio y de Anna Giudarini, cantante en los teatros locales. Tocando en la banda musical a los seis años Rossinni mostró un extraordinario genio musical desde la más temprana edad y estudió música con su padre. Aprendió a tocar la espineta y estudió con el canónigo Giuseppe Malerbi, en cuya biblioteca leyó las partituras de grandes compositores del pasado. En Bolonia tuvo como primer profesor a Angelo Tesei e ingresó en el prestigioso Liceo Musical. Asimismo ganó un premio por una cantata que compuso a los dieciséis años de edad. 

Como clavecinista acompañante en teatros, Rossini fue llamado para componer una ópera breve en 1810, y dado el éxito siguió componiendo, particularmente en Venecia y en Milán, con éxitos sonados en la mayor parte de los casos (su séptima ópera conquistó La Scala con 53 funciones iniciales), y repentinos fracasos,pero afianzándose como el primer compositor de su tiempo a pesar de no contar siquiera con veinticinco años de edad. Tuvo la ventaja de contar, incluso en esta primera etapa, con grandes cantantes, en quienes pensaba al momento de desarrollar la melodía de los personajes, considerando las posibilidades de sus voces. 

En 1815 fue contratado por el sagaz empresario Domenico Barbaia para componer en Nápoles para los teatros de él administrados. Mientras tanto Rossini también recorre el resto de Italia, creando óperas de todos los géneros (serios, buffos, etc), cuya influencia fue absoluta para todos los compositores posteriores y aun contemporáneos y representó las ya creadas, que contenían melodías que se convertirían en hitos inmediatos y permanentes. 




En 1816 estrenó, en el Teatro Argentino de Roma y con argumento de Cesare Sterbini, una de las más famosas obras del repertorio operístico El Barbero de Sevilla. basada en la triología literaria del barón francés Pierre-Augustine de Beaumarchais, cuaya segunda parte, Las Bodas de Fígaro fue musicalizada por Mozart, fue durante sus primeras representaciones un fracaso. Posteriormente Giuseppe Verdi y otros compositores la alabarían efusivamente y alcanzaría una inmensa fama. Previamente puesta en música por el respetado compositor Giovanni Paisiello, el Barbero de Sevilla, como muchas otras óperas de Rossini, borró del cartel permanentemente las obras de grandes compositores como Nicola Antonio Zingarelli, Severino Mercadante, Simon Mayr, Carlo Coccia y el propio Paisiello.

En 1823 presentó su última ópera en Italia, Semiramis, y se traslada a Francia, desde donde viajará en 1824 a Londres  en una exitosa gira que le produjo reconocimientos extraordinarios y jugosos estipendios, en París compuso una ópera que celebraba la coronación de Carlos X de Francia, y también su última ópera bufa, además de reelaborar otras dos obras italianas, y en 1829 Guillermo Tell, que supuso su definitiva consagración. 

Curiosamente ésta sería su última ópera. Sigue siendo un misterio por que dejó de componer óperas tras Guillermo Tell, son muchas las teorías que tratan de dar respuesta a este interrogante, desde el hastío hasta la falta de necesidad, dada la riqueza que ya había acumulado, pasando por abundantes dificultades de salud, o quizás porque las circunstancias políticas así lo determinaron. Sin embargo, aunque no volvió a componer otra ópera, no abandonó el mundo musical y se hizo cargo de la dirección del Théâtre-Italien y del Liceo de Bolonia y siguió componiendo muchas obras breves, sin dejar de lado su otra gran pasión, la gastronomía, así como varias obras religiosas y profanas muy notables. 




Había contraido nupcias con la cantante española Isabella Colbrán en Castenasco, en 1822, pero se separaron legalmente en 1837, contrayendo segundas nupcias con Olympe Pélissier, en 1846. Durante su vida Rossini recibió las condecoraciones más importantes de Francia e Italia y un gran reconocimiento por parte de sus colegas de profesión, así tras la entrevista que Rossini y Wagner tuvieron en 1860, este último declaró que de todos los compositores que había conocido en París, el único verdaderamente grande era Rossini, a quien veía muy serio y sencillo pero mal comprendido por el público.

Rossini falleció en Passay, cerca de París, en 1868. Mientras miles de voces entonaban la plegaria de su Moisés fue enterrado en el parisino Cementerio de Pere-Lachaise. Sus restos fueron trasladados en 1887 a Florencia, donde descansa en la Basílica de la Santa Croce, junto a otras glorias de Italia: Galileo Galilei, Dante y Miguel Ángel. Dejó un legado monetario considerable, del que destinó fondos para la creación de un asilo de músicos retirados, existente aun hoy, y otras obras de beneficencia. Había sobrevivido a muchos de sus sucesores en el trono de la ópera italiana, al tiempo que coincidió con la aparición de Giuseppe Verdi y Richard Wagner. 

Giuseppe Verdi convocó a los mejores compositores italianos a componer una misa de Requiem, en honor al Cisne de Pésamo. Dadas las circunstancias políticas adversas no se estrenó esa obra y Verdi utilizó su contribución, el Libera me, en su propio Requiem dedicado a Alessandro Manzoni. El director Helmuth Rilling ha exhumado y grabado la obra en la actualidad. 

Nicoló Paganini, Frédéric Chopin, Mauro Giuliani, Ottorino Resphigi y otros compositores han creado variaciones, orquestaciones y adaptaciones de múltiples obras rossinianas. Y los afamados tournedos Rossini, así como muchos otros platos de cocina, son designados en honor al célebre compositor, que durante su vida fue también un consumado gastrónomo. 

Entre sus óperas más famosas podemos mencionar: La cambiale di matrimonio (1810), La scala di seta (1812), L'occasione fa il ladro (1812), Il signor Bruschino (1813), L'italiana in Algeri (1813), Il turco in Italia (1814), Il barbiere di Seviglia, o como se la conocía originalmente Almaviva, ossina L'inutile precauzione (1816), La Cenerentola (1817), La gazza ladra (1817), Semiramide (1823), Le Comte Orly (1828) y Guillaume Tell (1829). También ha compuesto música religiosa, como, por ejemplo, el Stabat Mater y la Petit Messe Solenelle





No hay comentarios:

Publicar un comentario