Páginas vistas en total

lunes, 13 de mayo de 2013

El Pincipito (Antoine de Saint-Exupéry)



El Principito (Le Petit Prince) es una novela corta y la obra más famosa del escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry. La obra fue publicada en abril de 1943, tanto en inglés como en francés por la editorial estadounidense Reynal & Hitchcock, mientras que la editorial francesa Éditions Gallimard pudo imprimir la obra recién en 1946, tras la liberación de Francia. Incluida entre los mejores libros del siglo XX, en Francia, El Principito se ha convertido en el libro en francés más leído y más traducido. Cuenta con traducciones a más de doscientos cincuenta idiomas y dialectos, incluyendo el sistema de lectura braille. La obra también se ha convertido en uno de los libros más vendidos de todos los tiempos, ya que ya que ha logrado vender más de 140 millones de copias en todo el mundo, con más de un millón de ventas por año. La novela fue traducida al español y su primera publicación en dicho idioma fue realizado por la editorial argentina Emecé EDiciones en septiembre de 1951. Desde entonces, diversas traducciones y editoriales han realizado sus propias versiones. 

Saint-Exupéry, ganador de varios de los premios literarios más importantes de Francia y piloto militar a comienzos de la Segunda Guerra Mundial, escribió e ilustró el manuscrito mientras se encontraba exiliado en los Estados Unidos luego de la Batalla de Francia. En medio de una crisis personal y con la salud cada vez más deteriorada, produjo en su exilio casi la mitad de los escritos por los que sería recordado, entre ellos, El Principito, un relato corto, considerado como un libro infantil por la forma en la que está escrito, pero en el que, en realidad, se tratan temas profundos, como el sentido de la vida, la soledad, la amistad, el amor y la muerte. 

En relatos autobiográficos previos se relatan sus experiencias como aviador en el desierto de Sahara y se cree que esas mismas experiencias le sirvieron como elemento para el argumento de El Principito. Desde su primera publicación la novela ha dado lugar a diversas adaptaciones a lo largo del tiempo, entre las que se incluyen grabaciones de audio, obras de teatro, películas, ballets y óperas. 

En El Principito, su narrador, el piloto, cuenta estar varado en el desierto porque su avión había sufrido una avería, esta escena se basó quizás en una experiencia que el propio autor tuvo en el desierto del Sahara, descrita detalladamente en su obra, Terre des hommes (Tierra de hombres). El 30 de diciembre de 1935, Saint-Exupéry, junto a su copiloto André Prévot, se estrelló en el desierto del Sahara. Su avión era un Caudron C-630 Simoun y se cree que el lugar del accidente está cerca del valle de Wadi Natrum (Delta del Nilo).




A pesar de que sobrevivieron al accidente tuvieron que enfrentarse a una rápida deshidratación debido al intenso calor del desierto. Dado que sus mapas eran muy antiguos, decidieron aventurarse entre las dunas de arena con algunas uvas, un termo de café, una naranja y un poco de vino, solo tenían líquido para un día. Ambos empezaron a ver espejismos, seguido de alucinaciones vívidas, mientras que al segundo y tercer día estaban tan deshidratados que dejaron de sudar por completo. Sin embargo, al cuarto día, y para su suerte, un beduino los encontró y les administró un tratamiento de rehidratación nativo que les salvó la vida. 

Durante su servicio como piloto de correo en el desierto del Sahara, Saint-Exupéry había visto un feneco, un zorro del desierto, lo que muy probablemente lo inspiró para crear el zorro del libro. Asimismo, en una carta escrita a su hermana Didi desde el cabo Juby, donde fue el encargado de una estación de parada de correo aéreo en 1928, el autor le relataba que le encantaba el incremento de fenecos en la zona. Sin embargo, se cree que el personaje del zorro está basado en Silvia Hamilton Reinhard, una íntima amiga neoyorquina del autor. 

Por otra parte, muchos investigadores creen que la petulante y vanidosa rosa del principito, está inspirada en la esposa salvadoreña de Saint-Exupéry, Consuelo Suncín, con su planeta, el asteriode B612, inspirado en su pequeño país natal, El Salvador, también conocido como la tierra de los volcanes. A pesar de que tuvieron un matrimonio escandaloso, Consuelofue de gran importancia para Antoine, esto se refleja en la obra a través de la rosa del principito, quien la protege con una pantalla contra el viento y bajo una cúpula de cristal en su pequeño planeta. Asimismo la infidelidad de Saint-Exupéry y las dudas de su matrimonio fueron representadas en el libro por el vasto campo de rosas que encuentra el principito durante su visita a la Tierra. 

Saint Exupéry pudo haberse inspirado en sí mismo cuando joven al momento de crear el personaje del principito, ya que en su infancia sus amigos y familiares lo llamaban El rey sol, debido a su rizado cabello dorado. En 1942, mientras estuvo residenciando con la familia del filósofo Charles de Koninck, conoció al hijo de éste, Thomas, un niño de ocho años de cabello rubio y con rizos, que también pudo haber sido influenciado por el autor. Otra posible inspiración pudo haber sido Land morrow Lindbergh, hijo del pionero de la aviación estadounidense Charles Lindbergh. 


Consuelo Sucin, esposa del autor, la rosa de El Principito

Una de las primeras referencias literarias de Saint-Exupéry sobre un pequeño príncipe fue encontrado en la segunda crónica que envió desde Moscú el 14 de mayo de 1935. En sus escritos como corresponsal del Paris-Soir, el autor describió el viaje que hizo de Francia a la Unión Soviética en tren. Durante aquel viaje se aventuró desde los vagones de primera clase donde se encontraba, hasta los de tercera clase, donde se encontró con grandes grupos de familias polacas que regresaban a su país. En sus crónicas no solo describió a un pequeño príncipe, sino que también se refirió a varios otros temas que incluyó en diversos escritos filosóficos: Me senté frente a una pareja que dormía. Entre el hombre y la mujer un niño se había hecho lugar y se había dormido. Se dio la vuelta en su sueño y en la luz tenue de una lámpara vi su cara ¡Que cara adorable! Una fruta de oro había nacido de estos dos campesinos....Esta es la cara de un músico, me dije. Este es el niño Mozart. Esta es una vida llena de promesas hermosas. Los pequeños príncipes en las leyendas no son diferentes de este. Protegido, resguardado, cultivado ¿en qué no se podría convertir este niño? Cuando por una mutación una nueva rosa nace en un jardín, todos los jardineros se regocijan. Aíslan la rosa, la cuidan, la acogen. Pero no hay jardineros para los hombres. Este pequeño Mozart será formado como el resto por la máquina estampadora... Este pequeño Mozart está condenado (A Sense of Life, En Route to the U.S.S.R.)

La primera publicación impresa de El Principito fue en inglés, realizada por la editorial Reynal &Hitcock, en abril de 1943 en los Estados Undos, la cual también se encargó de publicar la versión original en francés una semana después. Katherine Woods fue quien trdujo la obra al inglés por primera vez, si bien su versión tuvo varios errores. No obstante, un crítico indicó que la casi poética de Woods siempre ha sido admirada por muchos amantes de El Principito, ya que su obra mantiene el espíritu y el encanto de la narración de Saint-Exupéry, aunque no su precisión literal.

En Francia, país natal del escritor, el libro no pudo ser publicado oficialmente sino hasta que la nación fue liberada de la Alemania Nazi. La Editorial Gallimard se encargó de su publicación en 1946, si bien existen otras fuentes que acreditan que la primera publicación francesa del libro se realizó en noviembre de 1945. Paralelamente otras fuentes señalan que antes de la liberación de Francia algunas copias de las obras de Saint-Exupéry fueron secretamente difundidas, como ocurrió en efrbrero de 1943, cuando alrededor de mil ejemplares de su relato autobiográfico Pilote de guerre, que describe la invasión alemana a su país, fueron impresos clandestinamente en Lyon. 

El Principito se ha convertido en el libro francés más leído y más traducido de todos los tiempos, ya que para el 2012 había sido traducido a más de doscientos cincuenta idiomas y dialectos, incluyendo el sardo y el sistema de lectura braille, y es uno de los pocos libros modernos que ha sido traducido al latín. En 2005 el libro también fue traducido al toba, una lengua indígena del norte de Argentina. La antropóloga Florencia Tola comentó sobre la idoneidad de dicha traducción: No hay nada extraño cuando el principito habla con una serpiente o un zorro y viaja entre las estrellas, encaja perfectamente con la mitología toba




Lingüistas han comparado las diferentes traducciones e incluso ediciones de la misma traducción para comprobar el estilo, la composición, los títulos y la redacción. En 2009 existían aproximadamente trescientas cincuenta ediciones diferentes de El Principito en coreano, mientras que había sido traducido unas cincuenta veces en chino, tanto en China como en Taiwán. Además, mediante el estudio de la elección de palabras, sustantivos, traduccions erróneas y otros contenidos en las ediciones más recientes, los lingüistas pueden determinar si se trata de una traducción derivada del manuscrito original en francés, de su primera traducción al inglés por Catherine Woods, o incluso, de una adaptación. 

Tras haber sido traducida por Bonifacio del Carril, El Principito fue publicado por primera vez en español en septiembre de 1951, por la editorial argentina Emecé Editores. Otras ediciones en español se han ido realizando a lo largo del tiempo, en 1956, la editorial mexicana Diana difundió su primera edición de la obra, El pequeño príncipe, una traducción de José María Francés. En España se produjo otra edición de la obra en 1964, mientras que en 1968 también se realizaron ediciones en Colombia y en Cuba. En Chile (1981), Perú (1985), Venezuela (1986) y Uruguay (1990), también se crearon otras ediciones. 

El Principito logró conseguir una buena acogida en el público desde su primera publicación, y dicha fama ha permitido que se produzcan múltiples adaptaciones a lo largo del tiempo, así como ha servido de inspiración para la creación de múltiples obras derivadas. Entre las adaptaciones se pueden encontrar películas, musicales, series animadas, obras de teatro, óperas y canciones con alusiones a la trama de la novela. Además, las historias de algunas de estas obras han sido actualizadas, para que el principito esté más acorde con los niños del siglo XXI. La obra también tiene adaptaciones de audio narradas por diversos artistas, las cuales inicialmente fueron grabadas en discos de vinilio, en casettes y se transmitieron por radio. 

El 26 de abril del 2012 se hizo público que la casa parisiense de subastas Artcurial había hallado dos páginas inéditas de El Principito. Los textos, casi ilegibles, fueron descubiertos entre varios manuscritos que un coleccionista envió a la casa para que fueran tasadas. Las páginas son del mismo material utilizadas para el original, por lo que los expertosla sitúan entre 1940 y 1941. La primera de las dos contiene variaciones de los capítulos 17 y 19. En la segunda el autor introdujo a un personaje desconocido: el primer hombre que el protagonista encuentra al llegar a la Tierra , el cual se encuentra buscando una palabra de seis letras que significa gargarismo. La solución a tal enigma no se encuentra en el texto hallado. 


Antoine de Saint-Exupery junto a los restos de su avión,   Caudron C-630 Simoun  

No hay comentarios:

Publicar un comentario