Páginas vistas en total

viernes, 25 de enero de 2013

Igor Stravinski


Ígor Fiódorovich Stravinski (Oranienbaum, 17 de junio de 1882 - Nueva York, 6 de abril de 1971) fue un compositor y director de orquesta ruso, uno de los músicos más importantes y trascendentes del siglo XX. 

Su larga existencia le permitió conocer gran variedad de corrientes musicales. Resultan justificadas sus protestas contra quienes lo tildaban como un músico del porvenir. En su presente compuso una gran cantidad de obras clásicas abordando varios estilos como el primitivismo, el neoclasicismo y el serialismo, pero es conocido mundialmente sobre todo por tres obras de uno de sus períodos iniciales: El pájaro de fuego (1910), Petrushka (1911) y La consagración de la primavera (1913). También escribió para diversos tipos de conjuntos en un amplio espectro de formas clásicas, desde óperas y sinfonías a pequeñas piezas para piano y obras para grupos de jazz. 

Igor Stravinski nació el 17 de junio en Oranienbaum, actualmente Lomónosov, Rusia. Creció al cuidado de su padre y hermana mayor, siendo su primera infancia, una mezcla de experiencias que revelaban poco del artista cosmopolita en el que se convirtió años después. Si bien su padre fue cantante de ópera en el Teatro Mariinski, el joven Stravinsky inició los estudios de Derecho, que años más tarde cambiaría por los de composición. En 1902, con 20 años de edad, se convirtió en alumno de Nicolai Rimski-Korsakov, probablemente el compositor ruso más importante de su tiempo. Una de sus obras de estudiante, Feu d'artifice, impresionó a Diaghilev, que encargó a Stravinski varias orquestaciones y luego un ballet completo, El pájaro de fuego.

Viajó por primera vez a París en 1910 para asistir al estreno de su ballet El pájaro de fuego. Durante su estancia en dicha ciudad, compuso dos obras más para los Ballets Rusos: Pretrushka (1911) y La consagración de la primavera (1912). Estos ballets muestran su desarrollo estilístico: desde El pájaro de fuego, cuyo estilo muestra la poderosa influencia de Rimski-Kórsakov, a Petrushka, con su fuerte influencia bitonal, para llegar finalmente a la salvaje disonancia polifónica de la Consagración de la primavera. 

Ígor Stravinski desplegó un deseo inagotable por leer y explorar el arte y la literatura en su vida. Este deseo se manifestó en algunas de sus colaboraciones en París. No solo fue el compositor principal para Serguéi Diaghilev, sino también colaboró con Pablo Picasso (Pulcinella, 1920), Jean Cocteau (Oedipus Rex, 1927) y Georges Balancine (Apollo Musagete, 1928). 




Stravinski adquirió un instinto perspicaz para las cuestiones de negocios, lo que le permitió aparecer relajado y cómodo en muchas de las ciudades más importantes del mundo. En París, Venecia, Berlín, Londres y Nueva York era recibido con los mayores respetos como un exitoso pianista y director. La mayoría de las personas que lo conocieron a través de conversaciones personales y de sus actuaciones lo recuerdan como cortés, atento y preocupado por los demás. 

El futuro musical de Stravinski fue noticia por Diaghilev, el director de los Ballets Rusos de París. Encargó a Stravinsky la composición de un ballet para su teatro, (El pájaro de fuego) por lo que éste viajó a París en 1911. Debido al estallido de la Primera Guerra Mundial, Stravinsky se trasladó a la neutral Suiza en 1914, aunque regresó a París en 1920 para escribir más ballets y otros muchos trabajos. En 1939 viajó a Estados Unidos, donde se nacionalizó  ciudadano en 1945. Stravinski se había adaptado a la vida en Francia, pero trasladarse a América, a los 58 años de edad, era diferente. Durante un tiempo conservó el deseo de traer a sus amigos y contactos rusos, aunque pronto desistió de tal propósito. Cuando planteó escribir una ópera con W.H. Auden, la necesidad de adquirir más familiaridad con el mundo angloparlante coincidió con el encuentro con el director y musicólogo Robert Craft, quien vivió con Stravinski hasta su muerte, actuando como intérprete, cronista, director auxiliar y factótum para una infinidad de tareas musicales y sociales. 

El gusto de Stravinski por la literatura fue amplio y refleja su deseo constante de nuevos descubrimientos. Los textos y las fuentes literarias para su trabajo empezaron con un período de interés en el folclore ruso, que progresaron a los autores clásicos y a la liturgia latina. A esto le siguió el contemporáneo Francés André Gide (Persephore), llegando finalmente a la literatura inglesa, Auden, Eliot y versos medievales ingleses. Al final de su vida estaba utilizando las escrituras hebreas en Abraham e Isaac. Murió en Nueva York, el 6 de abril de 1971 a los 88 años de edad y fue enterrado en Venecia en la isla del cementerio de San MIchele. 

La carrera de Stravinski pasa por tres grandes períodos estilísticos distintos: 



  • El período primitivo (también llamado período ruso): El primero de los períodos estilísticos de Stravinsky fue inaugurado por los tres ballets que compuso para Diaghilev. Estos ballets tienen varias características compartidas: están hechas para ser interpretadas por orquestas sumamente grandes, los temas y motivos argumentales se basan en el folclore ruso, y llevan la marca de Rimski-Kórsakov tanto en su desarrollo como e su instrumentación. Además de los tres ballets escritos para Diaghilev, también pertenecen a este período, Renard (1916), Historia de un soldado (1918) y Las Bodas (1923), instrumentada para la original combinación de cuatro pianos y percusión con participación vocal. 



  • El período neoclásico: La siguiente fase composicional de Stravinski es marcado por dos trabajos: Pulcinella (1920) y Octeto (1923) para instrumentos de viento. Ambos trabajos ofrecen el retorno de Stravinski a la música clásica de Mozart, Bach y sus contemporáneos. Este estilo involucró el abandono de las grandes orquestas exigidas por los ballets. En estas obras, escritas entre 1920 y 1950, Stravinski se vuelca mayoritariamente a los instrumentos de viento, pianos, coros e instrumentos de cámara. Su Sinfonía de instrumentos de viento (1920)  y la Sinfonía de los salmos (1930) están entre los trabajos más finos escritos para estos instrumentos. Otros trabajos importantes son: Sinfonía en Do (1940), Sinfonía en Tres Movimientos (1943), Oedipus Rex (1927), Apolo Musageta (1928), Concierto en Mi bemol (1938). El pináculo de este período es la ópera The Rake's Progress, completada en 1951. 
  • El período dodafónico o serialista: Después de la muerte de Arnold Schoenberg, inventor del dodecafonismo, en 1951, Stravinski comienza a utilizar esta técnica en sus propios trabajos. Comenzó a impregnarse de la técnica dodecafónica en los primeros trabajos más pequeños, como Cantata (1952), Tres Canciones de Shakespeare (1953) y In Memoriam Dylan Thomas (1954). Posteriormente comenzó a expandir este método  en obras a menudo basadas en textos bíblicos, como Cantum sacrum y Threni (1958), A Sermon, a Narrative and a Prayer (1961) y El Diluvio (1962). Durante esa etapa sobresalen composiciones tales como Movimientos para piano y orquesta (1959) y Momentum pro Gesualdo y Requiem canticles (1966). Es en este último período que Stravinski retoma la composición del ballet: Agon, un trabajo para doce bailarines, escrito entre 1954 y 1957. 

El trabajo de Stravinski abrazó múltiples estilos composicionales, revolucionando la orquestación y abarcando varios géneros, además reinventó el ballet en su forma, incorporando múltiples culturas, idiomas y literaturas. Como consecuencia, su influencia en otros compositores fue considerable durante su vida y sigue siéndolo después de su muerte. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario