Páginas vistas en total

miércoles, 10 de octubre de 2012

George Gershwin



George Gershwin (Brooklin, Estados Unidos 1898 - Beverly Hills, 1937). Compositor estadounidense. En un país que, hasta el final de la Primera Guerra Mundial, había despedido en ámbito musical, casi exclusivamente de modas, compositores e intérpretes llegados de Europa, George Gershwin fue el primero en hacer oír unavoz inequívocamente autóctona, aunque capaz, al mismo tiempo, de conquistar el éxito fuera de las fronteras de su patria. Y lo hizo a través de unas obras en que hábilmente se sintetizaban elementos procedentes del jazz y de la tradición clásica, y que le permitieron destacar por igual en campos tan dispares como en el de la música sinfónica y la popular. 

Hijo de una familia de inmigrantes rusos de origen judío, su talento para la música se manifestó a temprana edad, cuando, mediante un voluntarioso aprendizaje autodidacta aprendió a tocar el piano de oído. Ante su entusiasmo, su padre decidió hacerle estudiar en serio con el profesor Charles Hambitzer, quien le descubrió el mundo sonoro de compositores como Liszt, Chopin o Debussy. Los referentes de Gershwin en aquellos primeros años fueron Irvin Berlin y Jerome Kern, compositores de Broadway. Su gran sueño era el de triunfar como compositor en las grandes salas de concierto, lo que no tomaría forma hasta años más tarde. 

En 1914 abandonó sus estudios para trabajar en una editorial de música en los que, sentado al piano, presentaba al público las melodías de moda. Pronto se animó él mismo a componer sus primeras canciones, algunas de las cuales consiguieron cierta popularidad, y, sobre todo, le valieron la oportunidad de escribir su primer musical para Broadway, La, la, Lucille. Su inmediato éxito significó el  verdadero comienzo de su carrera como compositor. A éste siguieron otros títulos como Lady Be Good, Oh Kay, Funny Face, Girl Crazy y Of Thee I Sing, que contribuyeron a cimentar su fama y se convirtió en uno de los personajes más populares que sus admirados Kern y Berlin. 




A partir de la década de 1920 inició también la composición de otros trabajos destinados a las salas de concierto.El 12 de febrero de 1924 se estrenó en el Aeolian Hall de Nueva York su célebre Rhapsody in Blue. La obra despertó cierta polémica, cosa bastante común en los estrenos de las obras de muchos compositores del siglo XX, pero en poco tiempo consiguió hacerse con un puesto en el repertorio de los mejores solistas y las más destacadas orquestas. El éxito no hizo olvidar a Gershwin sus numerosas lagunas técnicas, por lo que prosiguió sus estudios musicales con la intención de enriquecer su estilo y abordar metas más ambiciosas. En 1925 compone su Concierto para piano en fa.

Rhapsody in Blue está compuesta para piano solo y banda de jazz y combina elementos de música clásica con efectos de influencia jazzística. El éxito de esta Rhapsody in Blue fue fulminante y pronto se interpretó en América y Europa , constituyéndose en página indispensable en el repertorio de las más famosas orquestas sinfónicas. Esta obra influyó notablemente en compositores europeos y estadounidenses, que comenzaron a utilizar en sus obras melodías y patrones rítmicos del jazz. 

Gershwin logró aunar en Rhapsody in Blue tres elementos fundamentales de la música de su país: la tradición popular pianística, el tratamiento armónico de la música del teatro de variedades y toda la atmósfera del blues afroamericano. Frecuentemente se suele clasificar a Gershwin como un sinfonista del jazz, un planteamiento tan simple como clasificar a Manuel de Falla como sinfonista del flamenco. La obra no está concebida como un concierto para piano y orquesta, pues la función del piano, aunque de carácter solista, no sigue la línea concertante clásica, ya que Gershwin lo sitúa, unas veces como solista y otras como mero acompañante.




George Gershwin, con mínimos estudios formales, quiso profundizar en la composición, ya que sus conocimientos eran más bien intuitivos. Las respuestas de los maestros que Gershwin consultó hablan por sí mismas, ya que ninguno de ellos  consideró que su conocimiento intuitivo de la música fuera un obstáculo para él. Aunque el especialista en música del siglo XX, Alex Ross cree que es una leyenda, se cuenta que intentó ser discípulo de Stravinsky, éste le preguntó: ¿Cuánto dinero ganó usted el año pasado? 200.000 dólares, respondió el joven Gershwin, Entonces yo debería tomar clases con usted respondió el maestro, mientras que Ravel se negó a darle clases argumentando lo siguiente: usted perdería su gran espontaneidad  melódica para componer en un mal estilo ravelinano. ¿para que quiere ser un Ravel de segunda, cuando puede ser un Gershwin de primera?

Entretanto escribió la pieza sinfónica Un americano en París y al poco tiempo decidió volver a América. Se estrenó el 13 de diciembre de 1928 en el Carnegie Hall de Nueva York. Con Un americano en París el compositor pretendió  retratar las impresiones de un estadounidense que visita París, incluyendo los claxones de sus coches, el claro tono optimista, salpicado de nostalgia por la tierra, acuñado en la melodía del blues, que se contrapone al charleston de unas trompetas. 

En 1935 Gershwin estrena su ópera Porgy and Bess, un retrato de la vida de una comunidad negra en el sur de Estados Unidos. Originalmente fue concebida como una ópera folclórica de los Estados Unidos. En broadway llegó a las 124 representaciones. En la actualidad es consideraba parte del repertorio de ópera estándar, aunque no está entre las más representadas. Esta ópera es admirada por su síntesis innovadora de las técnicas orquestales europeas, con las expresiones idiomáticas del jazz y la música folk estadounidense conseguidas por Gershwin. 

Luego de Porgy and Bess Gershwin comenzó a componer música para películas. Ese mismo año se mudó a California y escribió Shall we dance? para Fred Astaire y Gibger Rogers y A damsell on distress para Fred Astaire, Joan Fontaine y Gracie Allen. A comienzos de 1937 comenzó a experimentar dolor de cabeza, mareos y desmayos, y aunque los análisis no revelaron nada, sus dolores de cabeza se incrementaron con mayor frecuencia y severidad, hasta que el 9 de julio Gershwin colapsó en un estado de coma y se le diagnosticó un tumor cerebral, y aunque los cirujanos, encontrándose con una situación desesperante,  finalmente decidieron operar, el compositor no volvió a despertar del coma, falleciendo el 11 de julio de 1937, a solo dos meses y medio de cumplir 39 años de edad, silenciando prematuramente a una de las voces musicales estadounidenses más frescas y creativas. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario