Páginas vistas en total

lunes, 27 de agosto de 2012

Luigi Boccherini


Luigi Rodolfo Boccherini (Lucca, 19 de febrero de 1743 - Madrid, 28 de mayo de 1805) fue un chelista y un compositor italiano perteneciente al estilo galante y pionero del período clásico en la música.

El término música galante se refiere a un estilo que se da fundamentalmente en el tercer cuarto del siglo XVIII y que supone un retorno a la simplicidad clásica tras el recargamiento del Barroco. 

La música galante es más simple, con menos ornamento que la de su antecesora barroca. Esto se manifiesta en:

  • Un uso decreciente de las texturas polifónicas
  • El incremento de la importancia de la melodía 
  • El empleo de frases musicales de longitud regular
  • Un vocabulario armónico reducido que enfatiza principalmente la tónica y la dominante
  • una menor fuerza para la línea de bajo

Nació el 19 de febrero de 1743, en Lucca, Toscana, en el seno de una familia de artistas. Su padre fue contrabajista y chelista y su hermana bailarina de ballet. Su hermano, Giovanni Gastone inicialmente participaba en el cuerpo de baile, pero más tarde en la poesía y en la escritura al grado que llegó a escribir libretos para Antonio Salieri y Joseph Haydn. Boccherini se interesó por el violoncello desde temprana edad. Su padre le dio las primeras lecciones, ampliándolas posteriormente con el sacerdote Doménico Vanucci. Progresó tanto que en las fiestas de Lucca de 1756 consta su participación como violoncelista con tan solo 14 años de edad.

Su padre, impresionado con las aptitudes de su hijo, lo envía a Roma a estudiar con Giovanni Battista Constanzi, un compositor célebre por esa época, autor de óperas y música sacra. Allí se familiarizó con la obra de Palestrina y de Allegri, cuyo famoso Miserere impresionó al joven músico. En 1757, después de terminar sus estudios en la Basílica de San Pedro en Roma, acompañó a su padre, que había logrado obtener plaza para ambos en la corte imperial austríaca en Viena,e incluso para sus hermanas y su hermano en el baile.




Boccherini regresó a Lucca con la ilusión de obtener fama en su ciudad natal. Fue aceptado en 1764, pero al poco tiempo se vio defraudado debido al bajo e injusto salario que obtenía. Ante el relativo poco éxito de su carrera y su escasa remuneración, Boccherini se establece en Milán al año siguiente e inicia una gira de conciertos con un cuarteto de cuerdas, en ese tiempo una novedad creado en 1764. Su repertorio está formado por obras de Haydn, del propio Boccherini y de otros compositores contemporáneos. Entre 1764 y 1768 compone dos oratorios: Giuseppe riconosciuto y Gioas, re di Giudea.

En 1768 se instala en París donde publica algunos cuartetos. Poco a poco la fama de Boccherini crece. Es entonces cuando aparece en su vida el Embajador de España en París y consigue convencerlo de trasladarse a Madrid bajo la protección del infante Luis Antonio de Borbón y Farnesio, hermano pequeño del rey Carlos III, aunque la situación no es tan favorable como lo esperaban. Numerosos músicos italianos que ya estaban en Madrid envidiaban el talento de Boccherini. Además, el género más apreciado en la corte es la ópera.

En 1769 Boccherini es nombrado violoncelista y compositor de la capilla real del infante Luis Alfonso. Con este nombramiento comienza la etapa de mayor creación musical del artista. Hacia 1770 empezó a componer música de cámara, cuartetos y quintetos para cuerda, obra con la que ha sido identificado.



En 1776 el infante Luis Alonso de Borbón contrae nupcias con María Teresa de Vallabriga y fue obligado a retirarse a Arenas de San Pedro, Ávila. El infante se llevó consigo a toda su orquesta. A pesar de este aislamiento, Boccherini pudo dar a conocer su música por toda Europa, gracias al contrato que tenía con las grandes casas editoriales.

En 1786 cambia sustancialmente su vida: fallece su esposa, y meses después, el 7 de agosto su patrón, Don Luis. Boccherini regresa a Madrid solo y con sus seis hijos. Una vez restablecido consigue dos importantes patronazgos: es nombrado compositor de la corte de Federico Guillermo II de Prusia, sin obligación de residir en Berlín, y el de María Josefa Pimentel Duquesa de Osuna y Condesa de Benavente.

El abandono repentino de María Josefa Pimentel  y la muerte de Federico Guillermo II de Prusia en 1797, provocó que Boccherini fuera decayendo en los últimos años de su vida. Angustiado por las desgracias de la pérdida de sus hijos y de su segunda esposa, y a pesar de la ayuda del embajador francés, Luciano Bonaparte, murió el 28 de mayo de 1805, a los 62 años de edad. Aunque se cree que murió siendo pobre, un reciente estudio de su testamento, realizado por uno de sus descendientes directos demuestra que no murió rico, pero que no murió en la miseria.Boccherini fue enterrado en la iglesia de San Justo, hoy Basílica pontificia de San Miguel. En 1927, Mussolini llevó los restos del compositor a Lucca para ser enterrado en la iglesia de San Francisco, en el panteón de los hijos ilustres de esa ciudad toscana. Sus descendientes siguen viviendo en España.



No hay comentarios:

Publicar un comentario