Páginas vistas en total

jueves, 28 de junio de 2012

Sergei Sergeievich Prokofiev


Compositor, director de orquesta y pianista soviético, nacido el 23 de abril de 1891 en Sontzovska, muy cerca de Yecaterinoslav (actual Ucrania), y falleció el 25 de marzo de 1953 en Moscú.

Recibió las primeras lecciones de piano de su madre, y a los nueve años de edad había compuesto una pequeña ópera en tres actos titulada Veilkan (El Gigante). En 1902 comenzó a estudiar música de forma privada con el compositor y pianista Reinhold Glière, quien le enseñó teoría musical, composición, orquestación y piano. Dos años más tarde ingresó en el Conservatorio de San Petersburgo para estudiar con Anatoly Liadov, Rimski-Korsakov y Tcherepnin, entre otros. Más tarde cursó estudios de formas musicales con Vitols, y tuvo oportunidad de conocer al también compositor Nicolai Miaskovski, con quien trabó una profunda amistad. En 1909 finalizó sus estudios de composición, pero siguió estudiando piano, ya que su intención era llegar a ser concertista de ese instrumento. 

Durante sus años como estudiante escribió algunas composiciones que después formarían parte de su obra adulta, como la Sonata en fa menor para piano de 1907, que después pasaría a ser su Primera Sonata Op.1, o su Sinfonietta en la mayor de 1909, que tras una revisión se convirtió en el Op. 5. 

Su primera aparición como concertista en Moscú tuvo lugar en 1910, en un concierto que incluía su Sonata opus 1 entre otras obras. En esa época participó también de las veladas de música contemporánea que se celebraban en San Petersburgo. Allí pudo estrenar varias de sus piezas de piano, gracias a las cuales adquirió fama de innovador. También en la primera década del siglo XX Prokofiev logró publicar su Sonata Opus 1 y las Cuatro piezas Opus 3 para piano



Tras el estallido de la Revolución Rusa, Prokofiev decidió trasladarse a los Estados Unidos de América, donde llegó en diciembre de 1918. Ese mismo año dio un recital de piano en Nueva York en el que interpretó sus propias obras. Prokofiev esperaba encontrar en América el gran éxito que gozaron otros compositores e intérpretes rusos como Rachmaninov, aunque no lo consiguió, llegó a participar activamente en la vida musical norteamericana. Prueba de ello es el encargo que le hizo en 1919 el ensemble judío Simro para escribir la Obertura sobre temas hebreos Op. 34 para clarinete, cuarteto de cuerdas y piano, que se estrenó en Nueva York al año siguiente, así como el estreno de su ópera El amor de las tres naranjas (Chicago, 1921).


En 1922 se trasladó a una tranquila zona en el sur de Alemania, no lejos del monasterio de Ettal. Allí comenzó a escribir El ángel de fuego Op. 37, ópera que no se estrenó completa hasta 1934, después de la muerte del compositor. En 1923 contrajo matrimonio con la cantante española Carolina Codina (1897 - 1898), cuyo nombre artístico era Lina Llubera. Ese mismo año Prokofiev se trasladó a París, donde tuvo lugar el estreno absoluto de su Concierto para violín Op.1. El concierto fue duramente criticado por los compositores franceses del Grupo de los Seis. Mejores críticas obtuvo con obras como la Scythian Suite, estrenada en París al año siguiente, o la ópera El jugador, cuya primera representación tuvo lugar en Bruselas, en 1929.


En 1927 se produjeron sus primeros acercamientos a la Unión Soviética, tras realizar una gira de conciertos por varias ciudades como Leningrado, Kiev y Moscú. Asimismo su ópera El amor de las tres naranjas empezaba a propagarse con frecuencia en los escenarios soviéticos, lo que motivó su traslado definitivo a la Unión Soviética junto a su mujer e hijos, en 1936, si bien contibuó viajando al exterior hasta 1938, fecha en la que le fue retirado su pasaporte. Durante la Segunda Guerra Mundial fue evacuado a Georgia y a Kazajstán y regresó a Moscú en 1943.


En 1948 se lo acusó, junto a otros músicos soviéticos de producir obras de tendencia antidemocrática y fue necesario que el compositor redactara una carta de autoinculpación frente a este hecho. Ese mismo año se produjo el arresto de su mujer, a quien Prokofiev había dejado en 1941 para irse a vivir con la escritora Mirna Mendelsohn. Lina Llubera pasó ocho años en prisión y falleció en 1989.


A pesar de las presiones sufridas por el gobierno de su país, Prokofiev continuó componiendo obras como los ballets Romeo y Julieta, Cenicienta o La flor de piedra, además de escribir música para el cine. Famosa es su banda sonora para la película Alexander Nevsky (1938) de Sergei Eisenstein. Como reconocimiento a su obra musical, el gobierno de su país le concedió diversos galardones, entre los que se hallan el Premio del Estado (1943, dos veces en 1946, 1947 y 1951), Artista del pueblo de la Federación de Rusia (1947), y el Premio LEnin (1957, a título póstumo). Su fallecimiento se produjo en Moscú el 5 de marzo de 1953, durante los ensayos de su ballet La flor de piedra, que se estrenó un año más tarde. 








Prokofiev bebió directamente de las fuentes de la tradición romántica rusa, si bien decidió llevarlas al extremo, y, en cierta manera, caricaturizarlas. De allí el nombre burlón de ciertas obras suyas, como Sugerencia diabólica o Sarcasmos. Fue también, en ocasiones, un compositor tradicionalista de tendencias neoclásicas, aunque se unió al movimiento modernista de la segunda década del siglo XX.


Su Concierto para piano Nº 1 en 1912 es su primera obra verdaderamente madura, en opinión del propio compositor. En él ya se dejan ver rasgos que posteriormente serán característicos de Prokofiev: la economía formal y de textura y un ritmo punzante y marcado. Su interés por mostrar una expresividad musical sencilla y melódica le hizo volver la mirada hacia las formas del clasicismo. Esto se deja ver, especialmente, en su Sinfonía Clásica de 1917, que posee gran influencia del estilo musical de Haydn, además de estar compuesta para una plantilla orquestal reducida, propia de finales del siglo XVIII.


Durante el tiempo que residió en los Estados Unidos, compuso algunas obras de gran importancia, como su ópera El amor de las tres naranjas Op.33, basada en la obra del mismo nombre de Carlo Gozzi. La ópera, compuesta en 1919, es un drama de argumento ruso pero de lenguaje musical cosmopolita, con algunos elementos que parodian la ópera tradicional. Los personajes, muy numerosos, proceden de cuentos de hadas y están vinculados a la tradición de la Commmedia dell'Arte italiana. 


A partir de su regreso a la Unión Soviética, y fruto de las presiones que sufría por parte del régimen comunista, su obra se volvió más sencilla, conservadora y popular, acorde con la ideología del partido que requería una música adecuada para un público mayoritario. Un ejemplo de esta tendencia se encuentra en el cuento musical Pedro y el lobo (1936), o en la suite orquestal El teniente Kijé de 1934. Sus últimas óperas, como Semyon Kotko (1939) o Betrohal en el Monasterio (1941) no fueron estrenadas de inmediato, debido a objeciones ideológicas. En cambio, Guerra y Paz, basada en la obra homónima de Léon Tolstoi, fue y sigue siendo una obra muy bien acogida en los escenarios de todo el mundo.









2 comentarios:

  1. Sergio era tan soviético como yo franquista, jajajaja, y Ucrania es una linda región, en la actualidad independiente... Así que el primer párrafo lo podemos sustituir por algo como: "Universal Sergio, muchas gracias por lo feliz que me hace escuchar tu música" Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un músico excepcional que nos ha dejado obras de una gran belleza sonora. Besos

      Eliminar