Páginas vistas en total

viernes, 24 de febrero de 2012

Antonio Vivaldi

ANTONIO VIVALDI




El 4 de marzo de 1678 nacía en Venecia el hijo primogénito de Giovanni Battista Vivaldi y de Camilla Calicchio. El recién nacido se encontró en peligro de muerte y tuvo que ser bautizado por la misma comadrona, dos meses más tarde fue llevado a la iglesia para los exorcismos y demás ritos bautismales. Este frágil niño, al que se le impusieron los nombres de Antonio Lucio sería más adelante uno de los más destacados representantes de la música italiana de todos los tiempos.

Todos los miembros de la familia Vivaldi poseían una abundante cabellera pelirroja, hecho que les valió el sombrenombre de i rossi, Vivaldi fue, de hecho conocido durante toda su vida como el prete rosso. Giovanni Battista era un violinista muy apreciado y había sido admitido en la Capele Ducale de San Marco, uno de los centros musicales más importantes de Europa. 

Para asegurar el futuro de su hijo preferido, Giovanni Battista pensó destinarlo al sacerdocio que le proporcionaría protección e importantes ventajas. A la edad de 10 años Antonio Vivaldi entró en el seminario de San Geminiano, que  no se distinguía por el fervor religioso. En 1693 recibió las órdenes menores y en marzo de 1703 fue ordenado sacerdote.

En septiembre de este mismo año Vivaldi entró como profesor de violín en el Ospedale della Pietá. Era uno de los cuatro hospicios existentes en Venecia (y  a la sazón el único que aun estaba abierto) que acogía a las niñas abandonadas, huérfanas o ilegítimas. En estos hospicios las niñas recibían una esmerada educación y se les enseñaba sobre todo la música y el canto bajo la guía de excelentes maestros. En los domingos y días festivos se organizaban conciertos públicos que llegaban a ser muy concurridos y a proporcionar significativos ingresos a las citadas instituciones.




Cuando Vivaldi entró en la Pietá se le asignó un sueldo de 100 ducados anuales, aumentados a 150 en el año siguiente. A pesar de la modestia de estos honorarios , Vivaldi enseñó en la Pietá durante casi toda su vida y resevó para las figlie di coro (las ejecutantes), la mejor faceta de su personalidad, la del músico desinteresado que se dedica en cuerpo y alma a su arte. Por otra parte, el coro y el conjunto instrumental de primer orden que tenía a su disposición en el hospicio, le permitieron poner rápidamente en práctica sus ideas musicales y componer con una libertad y una audacia que quizás no le hubiese sido posible en un ambiente menos propicio. 

Después de la publicación de dos series de sonatas aun bastante convencionales (Op. 1 y Op. 2) el Opus 3 fue una revelación del genio innovador del joven músico: Opus 3 titulado Estro Armonico consta de doce conciertos de forma instrumental muy variada: 1 y 4 para cuatro violines solistas, 2 y 11 para dos violines y violoncello, y los restantes, 3, 6, 9, y 12 para violín solista. 

El Estro Armónico obtuvo un gran éxito y fue ampliamente difundido y a través de las transcripciones de Bach ejerció una importante influencia también sobre la música instrumental alemana. Fue publicado en 1711 en Venecia, época en la que Vivaldi ya era bastante conocido.

En 1713 conoce a Francesco Saturnini, empresario del Teatro Sant Angelo y emprendió una nueva actividad (empresario teatral) que le reportaría, con el tiempo,  grandes beneficios y mala reputación. No era la primera vez que el músico entraba en  contacto con el mundo del teatro, pues ya desde niño se había familiarizado con el ambiente teatral, que le impresionó profundamente. El teatro era, en la primera mitad del siglo XVIII, una de las principales diversiones de los venecianos.




Durante el carnaval de 1707 un acontecimiento conmovió a los ciudadanos: la representación en el teatro Giovanni Crisóstomo de dos óperas de Alessandro Scarlatti, máximo representante de la escuela napolitana, principal competidor de la veneciana. El prestigio del compositor y varios incidentes ocurridos durante el montaje de los espectáculos mantuvieron viva la expectación del público. Las dos óperas Mitrídante Eupatore y Il troinfo della libertá, verdaderas obras maestras, obtuvieron un éxito sin precedentes. 

Posiblemente estimulado por este hecho, Vivaldi decidió dedicarse al teatro y colaborar con Francesco Saturnini. Éste era un hombre hábil y sin escrúpulos, que había obtenido en 1676 la concesión de un solar, propiedad de las nobles familias Marcello y Capello para construir un teatro, el futuro Sant Angelo, cuya concesión fue pactada por siete años, aunque el empresario no lo respetó. 

La primera ópera de Vivaldi Ottone in villa fue estrenada en Vicenza en 1713, y la primera que escribió para dicho teatro Orlando finto pazzo fue representada durante el carnaval de 1714. En los años sucesivos compuso diversas óperas que se estrenaron en Sant Angelo procurándole gran popularidad.

En 1716 Vivaldi hizo ejecutrar por las figlie di coro de la Pietá un magnífico oratorio (único conservado de los tres que compuso) y casi al ismo tiempo el editor Roger publica su Opus 4, otra serie de doce conciertos para violín (oboe y flauta) solista y orquesta bajo el nombre de La Stravaganza.




En 1717 el violinista alemán Georg Johann Piesendel llega a Venecia para estudiar con VIvaldi, y ese mismo año el compositor fue nombrado maestro di capella del Landgrave de Hesse Darmstadt que tenía su corte en Mantova, trasladándose el compositor a esa ciudad en donde vivió por tres años. Dos años después de su regreso de Mantova Vivaldi se traslada a Roma, donde presentó dos óperas nuevas, el éxito fue grande, aunque recibió aun más reconocimiento por sus exhibiciones violinísticas.

En los años siguientes el compositor emprendió varios viajes por Roma, Viena, Dresde, Amsterdam. Fue en esta ciudad holandesa donde apareció publicado el Opus 8 Il Cimento della Armonia e dell'Invenzione, que contenían cuatro concierts que rápidamente se convirtieron en grandes populares (nos referimos a las Cuatro Estaciones). También aparecieron su Opus 9 La Certa y el Opus 10 que comprende seis conciertos para flauta.

En 1738 Vivaldi tuvo un último momento de fama en su vida, cuando la ciudad de Amsterdam  le encargó la dirección de la parte musical de un grandioso espectáculo organizado para celebrar el centenario de su teatro. 

Pasados los años (después de su fallecimiento) ya nadie parecía recordar prete rosso y a su obra. Tal olvido duró más de un siglo. Fue solo en los primeros años del siglo XX que algunos musicólogos emprendieron la tarea de estudiar a fondo la vida y la obra de Antonio Vivaldi y poco a poco lograron reconstruir las distintas etapas de su vida. 

La producción de Vivaldi es vastísima: 80 sonatas, 461 conciertos, 23 sinfonías, aproximadamente 47 óperas, un oratorio y un centenar de arias y cantatas además de la música religiosa. La originalidad de su música ejerció gran influencia sobre los músicos de su generación y también en la que siguió inmediatamente. Actualmente la música de Vivaldi una de las piedras de toque, sobre todo para las orquestas de cámara. La vivacidad y el lirismo poético que contiene su obra hacen que sea uno de los compositores más divulgados y preferidos por el público.



No hay comentarios:

Publicar un comentario