Páginas vistas en total

domingo, 20 de noviembre de 2011

El Mito del Doctor Fausto

EL MITO DEL DOCTOR FAUSTO








A lo largo de los milenios, la búsqueda espiritual ha proporcionado uno de los más importantes temas para la literatura y el arte, porque dentro del alma humana existe un movimiento irreprimible que no cesa de aspirar a algo superior a si mismo, ni abandona jamás su creencia de que algo externo sobrevive más allá de la muerte del cuerpo. Quizás esta sea la mayor diferencia entre los seres humanos y los demás animales con los que compartimos el planeta. 

Dentro del mito no hay mejor lugar donde queda mejor representado la misteriosa batalla entre el bien y el mal en el interior del alma humana que en la historia del Doctor Fausto. La gran tragedia de Marlowe, La trágica historia del Doctor Fausto, y el sublime poema  de Goethe, Fausto, están basados en el relato medieval de un hombre cuya búsqueda espiritual lo condujo finalmente a vender su alma al diablo. Su reconocimiento final de la ardez de los placeres terrenales y su redención última por medio del remordimiento de la compasión siguen siendo una poderosa imagen de la necesidad de comprender tanto la oscuridad como la luz a fin de alcanzar la paz interior.

El Fausto histórico nació probablemente en 1480, en la ciudad de Knittlingen, Alemania, se dice que murió en 1540, quizás debido a una explosión debido a un experimento con sustancias químicas. Se supone que vivió en Colonia, en Leipzig y en otras ciudades. 

En 1567 el librero Johann Sipes de Frankfurt publicó Historia de D. Johann Fausten, de un autor anónimo proveniente de Espira. Esta versión es conocida como el Fausto de Spies o Volksbuch (libro popular). Aunque no se destaca por su calidad literaria, la obra tuvo una gran acogida por parte del público, por lo que pronto fue traducida a otros idiomas, siendo considerada la primera versión del mito fáustico. En este libro se narra como el Doctor Johann Fausten, teólogo y practicante de magia negra, invoca al diablo para tratar de someterlo a sus órdenes. Por medio de un pacto, Mefistófeles, demonio súbdito del Diablo, accede a obedecer y a dar información de todo lo que intrigue a Fausto durante veinticuatro años, al término de los cuales el alma de éste será propiedad del Diablo. Durante esos años, Fausto oscila entre los excesos mundanos y el arrepentimiento , aunque el Diablo nuca le permitirá llegar al arrepentimiento total. 










Tan solo algunos meses después de haber sido publicado el Fausto de Spies se preparaba una versión rimada de dicho libro, conocida hoy como Tübingen-Reim-Faust. El éxito comercial de Spies había sido tan grande, que Alexaner Hock, impresor y editor en Tubinga decidió intentar algo similar, por lo que encargó a Johannes Feinaug, estudiante de teología en la universidad de dicha ciudad, que compusiera una versión rimada de aquel libro. 


En 1592, Christopher Marlowe (1564 - 1593), joven escritor contemporáneo de Shakespeare, escribió el drama The tragical History of Doctor Faustus, basada en la traducción inglesa de dicha historia. El Fausto de Marlowe comparte con el de Spies varios aspectos morales medievales, tales como su aspecto de obra edificante y las alegorías sobre la muerte, el Juicio Final y el infierno, o como un desfile de los Siete Pecados Capitales. No obstante, en otros aspectos su Fausto es renacentista, en cuanto a la utilización de elementos del teatro clásico, como el coro, o también por la profundidad psicológica con que Marlowe retrata a su protagonista, un Faustocon una personalidad humanista.


El enciclopedista y escritor alemán Gotthold Efraim Lessing fue el primero en pensar que el personaje se redimiera, en un drama del que únicamente se conoció un fragmento en 1760.








El mismo camino fue tomado por Goethe en su célebre Fausto. La primera parte de este poema dramático se conoció en 1808, la segunda se publicó póstumamente, en 1832. La obra de Goethe es probablemente la más influyente de toda la tradición fáustica, así como una de las obras cumbres de la literatura alemana. Fausto es un hombre sabio, insatisfecho por la limitación de su conocimiento, e incapaz de ser feliz. Se le aparece Mefistófeles para ofrecerle los placeres de la vida y realiza con él un pacto en el que accede a venderle al Diablo su alma, a cambio de juventud hasta que muera. Juntos recorrerán un largo camino en que otros padecerán la falta de responsabilidad del personaje principal, y que culminará con la muerte de Fausto a una avanzada edad. Algunos de sus temas fundamentales son la juventud eterna, la libertad, la salvación a través del eterno femenino (representado, sobre todo por Margarita al final de la obra), las relaciones entre el bien y el mal, la moral, los límites de la naturaleza humana, etc.


En 1831 Richard Wagner compuso siete canciones para la primera parte del Fausto de Goethe. 


En 1829 el escritor alemán Christian Dietrich Grabbe publicó Don Juan und Faust, obra de teatro en cuatro actos, que hace coincidir estos dos personajes de la literatura universal, que representarían el espíritu mediterráneo y el espíritu nórdico.


Berlioz y su libretista Gerardo Gandonniere, decidieron en 1846 que Fausto se quedará en el infierno, a cambio de la salvación del alma de su amada Margarita.


En 1859, Charles Gounod compuso una ópera llamada Faust, el libreto está basado en el Fausto de Goethe. En 1866 esta ópera se presentó en el primer Teatro Colón de Buenos Aires. Ese mismo año, el poeta Estanislao del Campo escribió su Fausto Criollo, un humorístico poema en el que un gaucho, Anastasio El Pollo, cuenta a otro, llamado Don Laguna, sus impresiones durante su asistencia a la presentación de la ópera de Gounod en el Teatro Colón. Este poema se considera fundador de la literatura gauchesca en la Argentina.








El 21 de octubre de 1897se presentó esta ópera como acto de inauguración del Teatro Nacional de Costa Rica, en la ciudad de San José.


En 1947, el escritor Thomas Mann, publica la novela Doktor Faustus, historia de un músico que vende su alma al diablo para superarse en su arte, paralela a la venta intelectual y cultural de Alemania al nacionalsocialismo.


Los escritores Heinrich Heine y Paul Valéry también se ocuparon de él.


En 1975,  el grupo Queen lanza el álbum A night at the Opera, en donde la recordada Bohemian Rhapsody trata sobre un hombre joven que ha matado accidentalmente a alguien y, como Fausto, vendió su alma al Diablo. En la noche antes de su muerte llama a Dios, y con la ayuda de ángeles recupera su alma.


En su Octava Sinfonía (conocida como Sinfonía de los Mil), Gustav Mahler utiliza, en la segunda parte el texto de la escena final del Fausto de Goethe.


El músico y libretista Arrigo Boito escribe la ópera Mefistófeles, que también está basada en el Fausto de Goethe. 


Fausto y Mefistófeles son, en realidad dos caras de una misma moneda, y reflejan dos dimensiones del ser humano. Al espíritu de negación que todos podemos experimentar cuando vemos la vida carente de valor e insignificante, podemos hallarla dentro de cada uno de nosotros. Podemos invocar al Mefistófeles que hay en nosotros cada vez que estemos desilusionados de la vida. Es justamente a través de la intervención  de nuestra oscuridad interior que podemos hallar, finalmente, el camino hacia la luz.





No hay comentarios:

Publicar un comentario